La mala gestión de las canteras provoca mas decepciones que alegrías

Anoche debutó en Primera División un delantero de 21 años, Alvaro Jiménez, con el Mallorca en el Nou Camp frente al Barcelona del Guardiola Team, con un Messi otra vez goledor. No fue un buen partido del chaval aunque demostró el descaro que se pide a los delanteros. Felicidades por la hazaña. Peor fue el partido de otros jugadores veteranos del Mallorca como refleja el resultado, un contundente 5-0 a favor de los azulgranas.Alvaro La mala gestión de las canteras provoca mas decepciones que alegrías
Álvaro nació en Elche y ha estado en las canteras del equipo ilicitano (con el que debutó en Segunda) y en la del Valencia CF. El jugador ha tenido una difícil relación con el equipo de su ciudad, con amores y desamores, con segundas etapas que le llevaron al Torrellano, filial en Tercera División; pero al final tuvo que “emigrar” a las islas para poder cumplir el sueño de cualquier joven futbolista: debutar en el Camp Nou y contra Messi. Eso ya no se lo quita nadie.
El debut de Álvaro pone otra vez a la gestión de las canteras en el punto de mira. Seguro que anoche algún responsable del fútbol ilicitano se preguntaba por qué este jugador no está en las filas del Elche. Y la pregunta tiene respuesta si uno examina la gestión de las canteras.
Voy a ser muy claro: las canteras mal gestionadas son las que tienen descaradas influencias de papás que ponen dinero mientras su hijo juega; de técnicos poco honestos que hacen cambalaches para traerse jugadores con los que hacen “caja” y donde, además, las relaciones personales están por encima de las decisiones técnicas y deportivas de los auténticos, serios y profesionales entrenadores y ojeadores de estos clubes. Las canteras malas son las que un chaval juega por el apellido y no por su mérito deportivo. Y de estas hay varias. Sin olvidar las que se someten a las presiones de determinado agente, malos agentes para mí.
Hay que saber observar, tener memoria y reflexionar. Muchas canteras presumen diciendo que han sacado a tal o cual futbolista profesional, pero intencionadamente ocultan los que han fracasado con ellos y han triunfado con otros clubes donde el muchacho no se ha sometido a la tiranía del apellido, la amistad o el dinero que siguen rigiendo muchas canteras del fútbol español.
Al final el fútbol hace Justicia, mucha Justicia, y se ve en que los equipos juveniles que encabezan las clasificaciones son fruto de canteras bien trabajadas y muchos filiales están donde deben estar por la gestión realizada. A mí me sigue escandalizando que equipos profesionales tengas sus primeros filiales en categorías regionales. No entiendo una buena cantera sin que el filial esté en categoría nacional. Y me preocupa que la gente no se pregunte por qué un equipo profesional tiene su filial en categoría regional o su juvenil no esté en División de Honor.

Si te parece interesante este artículo. ¡Compártelo!:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Meneame
  • Twitter

Otros artículos relacionados:

Deja tu respuesta