El fraude de la Ley Concursal en el fútbol profesional español

La situación económica del fútbol español está en crisis. Es una burbuja similar a la inmobiliaria, con la diferencia que afecta a los bolsillos de menos gente y no ha pillado a los arrogantes bancos. Pero por el contrario golpea de lleno a los corazones de miles, millones, de aficionados que siguen a los equipos afectados y perjudica a toda la sociedad española pues las grandes deudas de los clubes están con la Seguridad Social y Hacienda.

Algún avispado descubrió con acierto que acogiéndose a la nueva Ley Concursal (la antigua suspensión de pagos) los estamentos federativos no podían descender a un club que incumpliese sus compromisos con los jugadores de fútbol. El primer caso fue la UD Las Palmas en la temporada 2004/05, aunque anteriormente otros clubes ya se habían acogido a las suspensiones de pagos en vigor sin tener que recurrir a eludir el descenso.

Esta situación ha provocado un Fraude de Ley que genera el desajuste que de los 32 procedimientos concursales que se han abierto en el fútbol europeo en los últimos años, 31 sean de equipos españoles y sólo uno británico. Y encima en España se han acogido a la Ley concursal equipos profesionales (SADs) y equipos amateurs de Segunda B y Tercera. Una vergüenza que demuestra el mal uso que se ha hecho de la Ley aunque hay que reconocer que algunos clubes profesionales se han saneado y han reflotado su situación tras acudir a esta solución mercantil.

NValdez 300x277 El fraude de la Ley Concursal en el fútbol profesional español

Nelson Valdez celebra un gol en el Nou Camp


Ahora se anuncia un cambio en la Ley que permitirá que los clubes desciendan aunque se presente la Ley Concursal y se primarán los criterios de la competición (ascensos y descensos deportivos y por temas económicos) por encima de la normativa mercantil. Aceptando que la modificación legislativa es necesaria, la mejor forma para evitar el uso fraudulento de la Ley Concursal es acabar con los códigos internos en el mundo del fútbol. Uno de ellos, el que nos ocupa, es el que se ha sellado con sangre que dice que ningún club pujará judicialmente por jugadores de un club afectado por esta Ley, y se mantendrá la tradicional negociación entre clubes.

Grave error que nos impide solucionar el problema. Primero porque hay clubes españoles que “han pescado” en las quiebras de otros equipos en el mercado sudamericano. Y segundo porque con este comportamiento no evitamos el problema de la mala gestión de los clubes.

Mantengo la teoría que si ahora alguien quiere fichar un club que se ha acogido a la Ley Concursal y está en el periodo entre la apertura y la firma del Convenio de Acreedores sus jugadores están en el mercado sin clausula, sólo por la puja. Es decir que si un club está interesado, acude al juez de lo mercantil y pone sobre la mesa una oferta avalada por “x” dinero, evidentemente muy inferior a la cantidad que pide el club. Ante esta situación el juez que tiene que velar por los intereses de los acreedores tiene que escuchar y aceptar la mejor oferta económica existente.

Pongo un supuesto arriesgado y que va a levantar ampollas: el último club de la LFP que ha presentado esta situación es el Hércules CF. ¿Qué ocurre si un club europeo presenta ante el juez una oferta por Kiko Femenía superior a la que se está negociando con el Barça? ¿O qué ocurre si un club europeo presenta una oferta por Nelson Valdez interesante pero inferior a la clausula de rescisión? El juez tiene que velar por los intereses de los acreedores y tiene que “hacer caja” por lo que siempre aceptará la mejor oferta económica. En caso contrario los acreedores salen perjudicados y pedirán responsabilidades a los administradores del concurso.

Es un tema arriesgado, desagradable, pero que si se aplica con el criterio aquí expuesto hará que los clubes españoles no se acojan a la Ley Concursal con claro ánimo de alterar el campeonato, porque todos sabemos que no hay peor fraude que confeccionar plantillas competitivas, no pagar a los jugadores y no perder la categoría, perjudicando a otros clubes que han actuado desde la honestidad deportiva y presupuestaria.

Si te parece interesante este artículo. ¡Compártelo!:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Meneame
  • Twitter

Otros artículos relacionados:

Deja tu respuesta